The title of your home page You could put your verification ID in a comment Or, in its own meta tag Or, as one of your keywords Your content is here. The verification ID will NOT be detected if you put it here.

lunes, 7 de diciembre de 2009

LA FORMACION DE PROFESIONALES PARA PROFESIONALIZAR A LOS AGRICULTORES



LA FORMACION DE PROFESIONALES PARA PROFESIONALIZAR A LOS AGRICULTORES.....

Este es una de la gran cantidad de artículos que tiene Polan Lacki, un escritor crítico sobre la realizadad de las zonas rurales de latinoamerica, ahora tomas la educación en el sector rural este es un buen punto de vista para comentar miremos …

y para el difícil desafío de producir "más y mejor con menos recursos"-Polan Lacki


Los profesionales agrarios deben asumir el liderazgo del desarrollo agrícola y rural

Reflexión introductoria El liderazgo en la agricultura será ocupado por los profesionales que demuestren, en la práctica y no en la prédica, que son realmente capaces de formular y ejecutar soluciones a los problemas concretos de los productores rurales; por más escasos que sean sus recursos financieros y por más adversas que sean sus condiciones físico-productivas. Para formarlos, las facultades de ciencias agrarias necesitan promover profundos cambios en sus contenidos curriculares y en sus métodos pedagógicos; los cambios del realismo, de la objetividad y del pragmatismo.

La agricultura latinoamericana está sometida a una profunda contradicción: a) por un lado tiene la imprescindible y urgente necesidad de modernizarse para volverse mucho más eficiente, porque si no lo hace sencillamente no podrá enfrentar la fuertemente subsidiada y protegida agricultura de los países desarrollados; y b) por otro lado los gobiernos de esta Región, además de no subsidiar y no adoptar medidas proteccionistas en favor de nuestros agricultores, están reduciendo exactamente aquellos recursos y servicios con los cuales tradicionalmente se ha intentado hacer dicha modernización.

Por doloroso que sea aceptarlo, lo anterior significa que la agricultura latinoamericana tendrá que volverse más eficiente a pesar de contar con menos crédito, insumos y equipos modernos, subsidios y medidas proteccionistas. Esto a su vez significa que con una menor cantidad de cada factor de producción los agricultores (sean pequeños, medianos o grandes) tendrán que obtener una mayor cantidad de producto, el que deberá ser de mejor calidad y obtenido a un costo unitario más bajo; significa también que deberán volverse mucho más eficientes en la administración del negocio agrícola en su globalidad, con el fin de optimizar el uso de los recursos disponibles, reducir los precios en adquisición de los factores de producción e incrementar los precios de venta de los excedentes. Estos son los requisitos que inexorablemente los agricultores tendrán que reunir en forma simultánea; de no hacerlo, la inhumana competencia de los mercados los transformará en ex-agricultores.

Esta difícil, pero no imposible, misión exige como mínimo la generación de tecnologías compatibles con los recursos que los agricultores realmente poseen y especialmente un gigantesco esfuerzo de capacitación y organización de los agricultores para que ellos se profesionalicen y se transformen en eficientes empresarios que puedan, sepan y quieran corregir, ellos mismos, las graves distorsiones tecnológicas, gerenciales y comerciales que actualmente ocurren en los distintos eslabones del negocio agrícola.

Ambas tareas son más de carácter científico/tecnológico/gerencial que político y, consecuentemente, deberán ser entregadas a muy competentes profesionales de ciencias agrarias (agrónomos, veterinarios, ingenieros agrícolas, zootecnistas, ingenieros forestales), los que deberán demostrar en los hechos que son capaces de optimizar el uso y el aprovechamiento de los escasos insumos materiales para contrarrestar su insuficiencia a través de la correcta aplicación de los abundantes insumos intelectuales. Con ello nuestros agricultores podrán volverse mucho más eficientes y de esta manera: a) emanciparse, prescindir o por lo menos disminuir su dependencia de los cada vez más lejanos: créditos abundantes y subvencionados, valor artificialmente alto del dólar, subsidios, medidas proteccionistas, garantías oficiales de comercialización, etc.; b) volverse menos vulnerables a las adversas externalidades que están fuera de su control, como por ejemplo los subsidios y las barreras arancelarias y no arancelarias establecidas por los países desarrollados.

Para enfrentar este extraordinario desafío de "producir más y mejor con menos recursos" se requiere formar una nueva generación de profesionales de ciencias agrarias que sean verdaderos líderes con nuevos conocimientos, aptitudes, destrezas y sobre todo con nuevas actitudes de autoconfianza anímica y convicción de que son ellos mismos quienes deberán asumir este desafío. Son estos profesionales quienes deberán poseer y ejercer tal liderazgo, sencillamente porque debido a la naturaleza eminentemente técnica de los problemas que es necesario solucionar, ellos sencillamente no tienen a quien delegar tal atribución. A continuación se propone el perfil de estos nuevos líderes y las medidas que las facultades de ciencias agrarias podrían adoptar para otorgarles una formación compatible con las oportunidades y amenazas de la agricultura moderna. ver mas